Antes que Elvis Presley, Johnny Cash o Chuck Berry, hubo mujeres guitarristas, intérpretes virtuosas y pioneras del blues que jugaron un papel muy destacado en la historia del rock and roll. Músicas como Rosetta Tharpe, Elisabeth Cotten, Wanda Jackson o Peggy Jones fueron un ejemplo de lucha contra los estereotipos del panorama musical y social de su época, aunque la historia de la música no les ha otorgado una atención acorde a la importancia de sus aportaciones. Hoy, sus herederas tienen más visibilidad en la industria, pero aún están muy lejos de ser conocidas por el gran público, hecho que muestra la desigualdad que todavía existe en la industria musical.  

Hoy hacemos un breve recorrido por las historias de algunas de ellas, desde finales del siglo XIX a la actualidad, desde las guitarristas negras pioneras del blues, pasando por las figuras de las décadas de los 60, 70, 80 y 90, hasta las intérpretes más reconocidas de la actualidad. ¡Acompáñanos!

Sister Rosetta Tharpe, considerada la mejor guitarrista femenina de la historia, tocaba una mezcla de blues y rock and roll antes de que los blancos se apropiaran del estilo musical
Una increíble pionera que no es conocida por gran público. Imagen: Charles Peterson. Fuente: IG @

Rosetta Tharpe, (Arkansas, EEUU, 1915) apodada «la madre del Rock and Roll«, fue una destacadísima pionera de la guitarrra y cantante de gospel. Muchos consideran a esta virtuosa, llamada también «Sister Rosetta»,  la mejor guitarrista femenina de la historia. Tharpe fue un gran exponente de aquellas mujeres negras que tocaban una mezcla de blues y rock and roll antes de que los blancos se apropiaran del estilo musical, momento en el que se empezó a masculinizar. Alcanzó una gran fama en las décadas de 1930 y 40, cuando aparecieron las primeras guitarras eléctricas, y escandalizó a los más conservadores fusionando el rock con el rythm and blues La revista Guitar Player la nombró número uno en su lista de 50 guitarristas mujeres sensacionales y aún así, hasta 2018 no entró en The Rock ‘n’ Roll Hall of Fame.

Antes que ella, Elizabeth Cotten (1893, Carolina del Norte, EEUU) una cantante, guitarrista y compositora de folk y blues que trabajaba como niñera, había destacado como guitarrista y desarrollado una peculiar técnica de tocar conocida como el «cotten picking». Sus temas fueron versionados por grandes músicos como Bob Dylan o Joan Baez. Sin embargo, ellas no fueron las únicas en destacar en las primeras décadas del siglo, surgieron también otros nombres como Beverly «Guitar» Watkins, que grabó su primer álbum a los 60 años, o Wanda Jackson, la primera artista femenina «oficial» de la historia del rock’n’roll.

En 1956, ante la falta de oportunidades para las mujeres en la industria musical, Cordell Jackson fue la primera en componer, grabar, producir y editar sus discos con su propio sello discográfico

Más tarde, en la segunda mitad del siglo XX, otras muchas recogieron el testigo. Después de comprobar cómo la industria musical apenas daba oportunidades a las mujeres, la guitarrista Cordell Jackson decidió dar un paso adelante y, en 1956, se convirtió en la primera mujer que compuso, grabó, produjo y editó discos con su propio sello discográfico, llamado Moon Records. Tocó rock and roll, rockabilly y country hasta su muerte en 2004, a los 81 años. Los años 60 y su apertura hicieron posible una figura como la de Peggy Jones, la «reina madre de la guitarra», que tocó y grabó con el maestro Bo Diddley (de ahí su otro apodo, «Lady Bo») entre 1957 y 1961, convirtiéndose en la primera mujer guitarrista de una banda famosa. 

En 1970, las hermanas Millington formaron la banda Fanny, la primera formación de mujeres que consiguió alcanzar el mismo éxito que los grupos masculinos: grabaron con una de las grandes discográficas, conquistaron las listas de éxitos y compartieron escenario con los más grandes de su época. Aun así, los medios especializados reconocían que, pese a la calidad del grupo, su música suponía «un desafío al ego masculino», dejando patente que el hecho de que fueran mujeres era un obstáculo en sí mismo.

En los 80 y 90 brillaron figuras como Jennifer Batten, guitarrista de Michael Jackson y una de las más reconocidas de la historia, o PJ Harvey, considerada una gran creadora de la industria musical de estos años que inspiró e influyó en bandas míticas como U2. En 2003, y a pesar del evidente talento de muchas intérpretes a lo largo del siglo anterior, la revista Rolling Stone publicó una lista de los 100 mejores guitarristas de todos los tiempos, entre los cuales solo aparecían dos mujeres: la polifacética Joni Mitchell y Joan Jett, quien, con tres discos de platino, es considerada una de las figuras femeninas más importantes de la historia del rock mundial.u

En 1970, surgió Fanny, la primera formación de mujeres con el mismo éxito que los grupos masculinos: grabaron con una de las grandes discográficas, conquistaron las listas de éxitos y compartieron escenario con los más grandes

Hoy en día, podemos encontrar fantásticos ejemplos de talento y virtuosismo entre las guitarristas, como es el caso de Orianthi,  una de las más reconocidas de la actualidad, que ha colaborado con artistas de la talla de Alice Cooper y Michael Jackson. ¡Un talento extraordinario!  Otras figuras como Kaki King, Jess Lewis, Lari Basilio o la metalera Nita Strauss, son hoy ampliamente reconocidas junto a decenas de intérpretes sobresalientes, en distintos géneros musicales, que se abren paso en una industria musical compleja y triunfan ante la audiencia, la de siempre y las nuevas generaciones, con su técnica, su creatividad y su talento.

Portada: Instagram @flore______

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *