Almudena Alberca (Madrid, 1979) se crio pisando uva en la pequeña viña familiar que su abuelo tenía en la zona de los Arribes del Duero (Salamanca) y que visitaba cada verano. Unas décadas después, Almudena es una reconocida enóloga y viticultora de prestigio internacional que forma parte de la revolución silenciosa que, durante los últimos 30 años, se ha producido en la industria del vino a nivel mundial. Durante este tiempo, profesionales talentosas, con una gran preparación, se han ido abriendo espacio en un sector que, tradicionalmente, estaba dirigido exclusivamente por hombres. Hoy en día, cada vez más proyectos del mercado del vino tienen dirección, criterio, rostro, nombre y paladar de mujer.

En España, las profesionales gallegas fueron las primeras en dar el paso de abrir sus propias bodegas con sus nombres y apellidos. Esta apertura se extendió, poco a poco, por el resto del país. Quizás se tratase de un paso natural, ya que la mujer ha estado siempre ligada a las tareas del campo y de la agricultura. Desde su llegada al terreno vinícola, estas profesionales, enólogas, bodegueras y sumilleres, entre otros perfiles, no han dejado de sorprender al mercado, demostrando que el buen vino no entiende de género.

Almudena es una enóloga de prestigio internacional que forma parte de la revolución silenciosa en la que, durante los últimos 30 años, las mujeres se han abierto un espacio propio en el mundo del vino
Almudena es un referente en el sector vinícola español, que cosecha un éxito profesional tras otro. Fuente: Instagram @bodegasvinamayor

Nació en Madrid, pero su corazón es medio salmantino, ya que fue en esa histórica ciudad donde creció, y medio zamorano, porque en Zamora estudió y dio sus primeros pasos profesionales. Aunque sus padres no trabajaban en el mundo del vino, tuvo la fortuna de vivir su elaboración en la viña familiar de su abuelo, a la que iba, cada verano, a echar una mano y en el que tomaría contacto con un mundo que llegaría a convertirse en su pasión. De esa época, guarda recuerdos como pisar uva o el momento en que la familia compró una despalilladora manual. 

Llegada la hora de elegir, la joven, que siempre tuvo especial interés por el mundo de los alimentos, decidió estudiar la carrera de Ingeniería Agrícola de Industrias Agrarias y Agroalimentarias. En aquel momento fue cuando descubrió el mundo del vino, que le fascinó, marcando su dirección profesional en adelante.

En 2003 comenzó sus prácticas profesionales en la Cooperativa del Soto, en Villanueva de Campeán (Tierra del Vino), una pequeña bodega de Zamora, en la que adquirió numerosos conocimientos colaborando en los inicios de la bodega Viñas del Cénit. En este contexto, conoció a la enóloga neozelandesa Amy Hopkinson, que le abriría un mundo de posibilidades. Esta le propuso ir a su país en 2005 durante unos meses, una experiencia que resultó tremendamente enriquecedora para Almudena, ya que le permitió trabajar, codo a codo, con profesionales de todo el mundo, entre los que comprendería la importancia de la formación en su sector. Al volver a España, tenía ya muy claro lo que quería hacer. 

Realizó sus prácticas profesionales en una pequeña bodega de Zamora, donde conoció a la enóloga neozelandesa Amy Hopkinson, que la invitó a participar en un proyecto en su país
Almudena siempre tuvo claro que superarse y luchar por su sueño valía la pena. Fuente: Instagram @bodegasvinamayor

Durante toda su carrera, ha compaginado sus distintas experiencias profesionales con la formación. Así, continuó sus estudios, licenciándose en Enología y como Especialista Universitaria en Viticultura. Además, se reincorporó a su trabajo en Viñas del Cénit y allí vivió las distintas etapas de desarrollo del proyecto, desde la selección de los viñedos hasta la definición del estilo final de los vinos. En 2008, finalmente, se convirtió en la enóloga de la bodega. 

Poco después, la joven comenzaba a soñar con un ambicioso objetivo: llegar a convertirse en Master of Wine, un prestigioso título del Institute of Masters of Wine (Reino Unido), que representa el máximo conocimiento y excelencia en el mundo del vino. En España, ninguna mujer lo había conseguido. Almudena era consciente de las dificultades del reto y se lo planteaba como una esforzada carrera de fondo, sin perder de vista otros objetivos. Así, consiguió el Advanced Certificate WSET (Wine Spirit Education Trust) mientras continuaba con su labor en la bodega y lograba que Cénit 2009 fuese valorado con 98 puntos por The Wine Advocate, el primero de varios reconocimientos que llegarían después.

En 2010, se incorporó como enóloga a Dominio de Atauta y Atalayas de Golbán, dos bodegas muy reputadas pertenecientes al mismo grupo, situadas en la parte más oriental de la Ribera del Duero. El resultado del trabajo de Almudena en estas bodegas fue notable. Su papel fue fundamental incrementando la calidad de los vinos y configurando sus estilos para lograr el éxito en mercados internacionales. El reconocimiento de la prensa especializada, a nivel nacional e internacional, no tardó en llegar.

A partir de aquella primera cosecha en Nueva Zelanda, visitó regiones productoras de todo el mundo. Estos viajes abrieron sus horizontes y fueron forjando su actual filosofía profesional: elaborar vinos españoles de calidad que sean entendidos por el público, tanto en España como fuera de ella.

En 2008 se convierte en enóloga de Viñas del Cénit, en 2010, de Dominio de Atauta y Atalayas de Golbán. Sus vinos empiezan a lograr el reconocimiento de los mercados y la prensa especializada, nacional e internacional
La pasión de Almudena por el vino impregna todos los caldos que elabora. Fuente: Instagram @bodegasvinamayor

En 2015 llegaría como directora técnica a la que hoy es su casa, Bodegas Viña Mayor, una de las más grandes de Ribera del Duero y el Grupo Bodegas Palacio 1894.  A partir de entonces, dirigirá las distintas bodegas del grupo, que elaboran vinos de las D.O. más prestigiosas de España. Hasta entonces, su trayectoria profesional estaba siendo imparable, pero su logro más especial aún estaba por llegar.

En 2018 consiguió obtener el prestigioso título de Master of Wine, tras seis años de estudios intensivos que alternaba con largas jornadas laborales. Así, cumplía uno de sus sueños y se convertía en la primera española en alcanzar esta distinción, un hito para las mujeres dentro del mundo del vino en nuestro país.  No fue un objetivo fácil: solo 380 personas en todo el mundo, repartidas en 30 países, pueden lucir en su tarjeta de visita las siglas MW. En España hay 3 profesionales que lo lograron antes que ella, Almudena se convirtió en la cuarta: “Me siento orgullosa de ser la primera mujer MW en España, y de haber obtenido el título en paralelo a mis logros como enóloga, dedicando a los estudios gran parte de mi tiempo libre”, explica.

Para conseguirlo tuvo que superar circunstancias de todo tipo, como la dificultad de encontrar vinos extranjeros en el mercado español para estudiarlos: “Siendo España un país donde principalmente se consumen vinos nacionales, uno de los retos a los que me he enfrentado ha sido la adquisición de vinos internacionales para las catas. En ciudades pequeñas, como Salamanca y Zamora, su presencia es simbólica y recuerdo con cariño tener que viajar mucho para asistir a catas y volver con las maletas cargadas de vino”, comenta. Finalmente, la enóloga aprobó la rigurosa formación teórica y práctica. Su tesis final se centró en el comparativo de las técnicas de filtración de vinos jóvenes de tempranillo de Ribera del Duero.

En 2018, se convertía en la primera española Master of Wine, el prestigioso título que representa el máximo conocimiento y excelencia en el mundo del vino
Una profesional perseverante, positiva, exigente y perfeccionista. Fuente: Instagram @bodegasvinamayor

Entre sus gustos personales encontramos todo tipo de especialidades, porque adora todos los estilos, sea Riesling, Champagne o un Rioja Gran Reserva de una añada antigua. Se confiesa amante de los vinos de calidad de las grandes zonas del mundo y admite que no podía sobrevivir con un solo estilo. Para ella, un buen vino tiene que conseguir emocionarla, despertar sus sentidos, incluso si no está en buena compañía para disfrutarlo.

Especialista en tintos, Almudena siempre ha dejado claro que en cada uno de sus caldos aporta lo mejor de sí misma. Su objetivo es que cada vino que elabora tenga algo suyo, algo que lo haga distinto al resto. Con esta receta, consigue que cada uno de ellos tenga personalidad propia y brille dentro de su categoría.

Cuenta que, para dedicarse a una profesión tan dura como la suya, hay que sentir verdadera pasión por el trabajo, ya que solo esta puede dar el impulso necesario para seguir adelante. Además, es preciso tener una buena formación, tanto sobre los procesos de elaboración del vino como todo lo relacionado con la cata: desde ser firme en la forma de catar a saber expresar lo catado. Y, como en muchos otros sectores, ser curioso. ¡La curiosidad siempre es una gran aliada para mejorar!

Para ella, un buen vino tiene que conseguir emocionarla, despertar sus sentidos, incluso si no está en buena compañía para disfrutarlo
A nivel personal, destaca su naturalidad, su cercanía y su sonrisa. Fuente: Instagram @spanishwinelover

Reconoce que, como mujer y como aprendiz, no fue fácil abrirse paso. Según su visión, “el mundo del vino es un reflejo de lo que ocurre en la sociedad, y la mujer va adquiriendo poco a poco puestos de mayor responsabilidad. Hay que continuar trabajando y afianzado posiciones para hacer de la industria un lugar más igualitario, dando visibilidad a la mujer y rompiendo barreras en el sector”, señala. La tendencia tradicional está cambiando gracias a mujeres como ella, profesionales que cada día demuestran su valía y sus buenos resultados. 

Almudena mira hacia un futuro lleno de retos ilusionantes con la sonrisa positiva que le caracteriza: “Siempre he querido ser asesora, crear proyectos nuevos y reestructurar existentes, como actualmente estoy haciendo con la transformación de Bodegas Viña Mayor. También me siento comprometida con mi país y confío, como Master of Wine, en ayudar a hacer los vinos españoles más visibles, tanto para la comunidad nacional como internacional”, explica.

Hoy en día, su figura es ya un referente dentro del sector y pura inspiración para profesionales de todos los sectores, mujeres y hombres que se esfuerzan cada día por ser mejores y brillar en aquello que les apasiona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *