De pequeña cogía cangrejos con su padre entre las rocas de El Maresme (Barcelona) y ahora, Gisela Pulido (Barcelona, 1994), coge olas como nadie. 

Con solo 26 años, ya tiene 11 títulos mundiales de ‘kitesurf’ (diez en freestyle y uno en olas). Parece que las cuentas no salen siendo tan joven, pero es que Gisela, ganó su primer campeonato mundial de ‘kitesurf’ con diez años. La más joven de la historia, un hito que registró el Libro Guinness de los récords. «Me siento muy feliz de haberlo conseguido, pero no es algo en lo que piense todos los días cuando me levanto. Ahora estoy centrada en volver a competir», afirma.

Gisela en 2004 haciendo historia en el mundial de 'kitesurf'. Fuente: Redes sociales

«Creo que el mar es mi medicina»

Colgó la licra de competición en 2015 cuando acababa de ganar el Mundial de freestyle en Alemania: «Necesitaba tomarme un respiro de la competición«.

Aprovechó el parón voluntario para dibujar con su cometa todas las islas del archipiélago canario y para surfear las olas más grandes del mundo en Fiji y Polinesia. «Fue una experiencia que no olvidaré jamás«, confiesa la kitesurfista. 

La reina del viento vuelve con nueva disciplina. Fuente: Instagram

«Los Juegos Olímpicos son lo más grande que puedes conseguir para cualquier deportista» 

Después de haberlo ganado todo, vuelve a competir, cuatro años después, con cambio de disciplina incluido: el ‘hydrofoil’; una modalidad de surf donde la tabla tiene una quilla y los deportistas se mueven por la fuerza del viento al impulsarse con una cometa.  Lo que supone un reto por partida doble. «Mi vida ha dado un giro de 360 grados para volver a la competición y no puedo tener más ganas. Creo que el mar es mi medicina», nos cuenta Gisela. 

Dentro de todos los nuevos proyectos a los que se enfrenta también está, aunque quizás un poco más lejos, participar en los Juegos Olímpicos de París 2024: «Me hace mucha ilusión. Para cualquier deportista es lo más grande que puedes conseguir a nivel deportivo«, comenta ilusionada. Por cierto, no solo será la primera vez de la rider catalana en los Juegos Olímpicos, el ‘kitefoil’ se estrena como categoría. 

Alejandro Climent y Gisela Pulido. Fuente: Instagram

Pasa más de 60 kilómetros diarios subida a su tabla

Como cualquier deportista de élite, Gisela sigue una estricta disciplina de entrenamiento que tuvo que adaptar durante los meses de confinamiento. Ahora, con el mar a su disposición de nuevo, ha retomado sensaciones.

Por la mañana toca rutina física: «Paso dos horas en el gimnasio con cardio o salgo a correr y andar en bici», apunta.

Por la tarde, rutina técnica en la playa de Tarifa (Cádiz): «De 12:00 a 17:00 no paro. Ajusto el material, entro y salgo del agua, pruebo técnicas nuevas…» A diario llega a hacer hasta 60 kilómetros subida a su tabla. 

Una intensa preparación física que compagina con una rigurosa alimentación. Gisela es vegana, (no consume ningún alimento de procedencia animal) por eso cuenta con profesionales que le ayudan con su nutrición: «Es muy importante tenerlo todo muy bien medido«.

Gigi encuentra la calma en el mar. Fuente: Instagram

«Me gustaría ser recordada como un referente del deporte femenino»

Echando la vista atrás, con un palmarés inigualable, Pulido también recuerda la cara menos agradable de convertirse en una deportista de élite: «He sacrificado muchas cosas por este deporte. Estar alejada de mi madre quizás sea lo más duro. Con diez años me mudé a Tarifa con mi padre. Estábamos los dos solos. Era bonito porque estábamos haciendo lo que nos gustaba; pero también era difícil llegar a casa y no poder ver a mi madre».

Algo que quizás no sabías de Gisela es que toca el piano: «Me encanta la música. Desde pequeña siempre quise aprender a tocar el piano; pero mi padre me llevó por el camino del deporte. Ahora en mis ratos libres intento dedicar un tiempo a mi piano«.

En 2017 recibió el reconocimiento de Hija Predilecta de la provincia de Cádiz. «Me gustaría ser recordada como un referente del deporte femenino«. Y añade: «La mejor manera de que las niñas y mujeres practiquen ‘Kitesurf’ es que haya más visibilidad» Si me están leyendo ahora, les animo a que lo prueben; es un deporte increíble«.

¡Y qué mejor manera de conocer a mujeres deportistas que leyendo Sportem! «Iniciativas como la vuestra son muy necesarias y sin duda las apoyo. Creo que hay muchas mujeres y niñas que quieren practicar deporte pero que no lo hacen por miedo a lo que puedan opinar de ellas«. 

Por ahora, se concentra en competir al máximo este año con un objetivo en mente: París 2024. Desde Sportfem le deseamos suerte, aunque no la necesita. Gisela es un gran ejemplo de pasión, trabajo y talento, pero sobre todo de actitud, poniendo el foco no sólo en alcanzar un nuevo título, sino en disfrutar del camino para superarse, evolucionar, crecer. Como hacen las campeonas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *