Si tecleamos en Google el título Primavera silenciosa, el buscador nos muestra más de cuatro millones de resultados.  Es la obra más famosa de la bióloga y divulgadora, Rachel Carson (Springdale, Pennsylvania, 1907), sin embargo, nunca llegaría a conocer su enorme impacto. 

Creció en una humilde granja en Pennsylvania, donde su principal ocupación era observar a los animales y plantas. A diferencia de otros niños, era una gran lectora y le apasionaban los libros relacionados con el mar. Tanto era así, que con solo 11 años publicó su primer libro de cuentos, vaticinando de alguna manera su gran futuro como escritora. 

Su padre, vendedor de seguros, perdió su trabajo durante la Gran Depresión, obligando a posponer la graduación de Rachel en la Universidad Johns Hopkins y sus estudios sobre zoología y genética.

Por muchas trabas que le pongas al talento, al final, termina encontrando su sitio. Consiguió licenciarse, además de hacer un máster en Biología. Aún así, sus ingresos no eran suficientes como para poder doctorarse y centrarse en la investigación, así que optó por dedicarse a la enseñanza. 

Retrato de Rachel Carson

Tuvo que dejar su vida como docente cuando, en 1935, su padre fallecía de manera inesperada. Es entonces cuando decide irse a vivir con su madre para poder hacerse cargo de ella. 

En medio de tantos problemas familiares y económicos, Carson consigue en apenas un año ser la número uno en las pruebas de ingreso al Servicio de Pesquerías, un organismo oficial del Gobierno; convirtiéndose en la segunda mujer en entrar en la historia de la institución. Así comenzaba su brillante carrera como bióloga marina y escritora. 

Le encomendaron guiones para espacios radiofónicos donde difundía el interés por el mar. Tuvieron muy buena acogida, de hecho, durante la Segunda Guerra Mundial, escribió un texto de 78 páginas para promocionar los alimentos procedentes del mar; intentando así que los norteamericanos (poco familiarizados con los productos marinos) sustituyeran los alimentos clásicos por otros nuevos debido a las dificultades de suministro

Consiguió ser nombrada editora jefe de todas las publicaciones del Servicio de Pesca y Vida Silvestre

Carson durante uno de sus estudios de bilogía marina en 1952

A la vez, y con todo lo aprendido gracias a su trabajo, empieza a publicar artículos sobre el mar y la naturaleza para varios periódicos.

Cuando todo parecía ir sobre ruedas, en 1937, muere su hermana mayor, quedando Rachel a cargo de sus dos sobrinas, además de su madre. 

A pesar de las dificultades, en 1941, con apenas 34 años, consigue publicar su primer libro sobre el mar, Under the Sea -Wind. Carson, describe el comportamiento de los organismos que viven en el mar con un objetivo: utilizar la prosa y personificar la vida marina para «hacer que el mar y su vida sean una realidad tan vívida para aquellos que puedan leer el libro como lo ha sido para mí durante la última década», relata. El libro consigue buenas críticas, pero pocas ventas. 

Tardó diez años en publicar su segundo libro, The Sea Around Us (El mar que nos rodea), más popular que el anterior, que consiguió mantenerse 86 semanas en la lista de ventas del New York Times. Quizás este nuevo éxito fue posible gracias a la valiente decisión de dejar su trabajo para poder dedicarse de lleno a la escritura. 

Con The Edge of the Sea, en 1955 cierra una trilogía que nos acerca a los ecosistemas marinos y que, ya entonces, planteaba las amenazas que la sobreexplotación y la mano del hombre producen en el mar. El concepto que hoy en día conocemos como cambio climático se podía entrever en sus obras.

Portada del libro más famoso de Rachel Carson, Primavera Silenciosa

Sin Primavera Silenciosa, hoy seguramente 

no existiría Greenpeace

 

La atención de Carson abandona las aguas y vuelve a la tierra para investigar sobre el DDT (uno de los compuestos principales de los insecticidas), tanto, que le impulsa a escribir el libro más famoso de su bibliografía, Primavera silenciosa. 

El DDT era uno de los pesticidas más usados en Europa y el Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial, sin embargo, no seguía ninguna regulación o control. La gente desconocía por completo los daños que podía provocar. En su libro advertía sobre los efectos perjudiciales en la naturaleza, los cultivos y la propia población, y culpaba a la industria química. 

Denunciar la creciente contaminación, suponía afrontar una batalla contra la industria agroquímica y la política gubernamental. El libro generó un fuerte debate mediado por intereses económicos, sociales y ambientes. Muchos trataron de impedir por todos los medios su publicación. A la par que ascendía en la listas de los más vendidos tuvo que soportar difamaciones, como las que decían que no estaba casada (mantuvo una intensa relación, sobre todo por correspondencia, con una mujer casada llamada Dorothy Freeman) porque se trataba de una peligrosa comunista. 

Por fortuna, no consiguieron pararla, el libro se publicó con gran éxito consiguiendo alabanzas, apoyos y elogios. Los expertos coinciden en que sin su trabajo no se habría conseguido la prohibición del DDT en Estados Unidos en 1972

Un progreso que, desgraciadamente, no podrían ver sus ojos: Rachel falleció en 1964 a causa de un cáncer de mama que le habían diagnosticado dos años atrás, y de metástasis en el hígado.

Rachel Carson con un ejemplar de su libro. Fuente: Library of Congress

En pleno siglo XX, Rachel Carson, veía la naturaleza y la vida oceánica desde una perspectiva ecológica mucho más amplia de lo habitual. Tenía una forma muy poética a la hora de escribir sobre la naturaleza, consiguiendo atraer a un público más amplio.

De hecho, un catedrático de Ecología escribió: «Sin el libro de Rachel Carson, hoy seguramente no existiría Greenpeace«, así lo recoge el biólogo y divulgador Eduardo Angulo. 

Rachel Carson, una mujer valiente y adelantada a su época, fue capaz de entender y exponer al mundo que el ser humano no es el único ser que habita en la tierra y que, por eso, es necesario promover políticas y conductas que nos ayuden a preservar el medio ambiente.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *