¿Deporte en el embarazo?
 

Durante mucho tiempo, se popularizaron teorías de dudoso rigor científico, que recomendaban guardar reposo casi total durante el embarazo con el fin de garantizar la integridad de la madre y del bebé en esta etapa.

Gracias a nuevos estudios que han arrojado luz a esta cuestión, sabemos que realizar deporte durante el embarazo tiene innumerables beneficios en todas las fases de la gestación.  Así lo afirma esta investigación de la Universidad de Gotemburgo (Suecia) de 2014.

Es preciso señalar que las mujeres que no realizan ejercicio físico con regularidad, no deberían comenzar a hacerlo sin control durante el embarazo. En casos en los que el deporte es algo nuevo para las futuras madres, lo más recomendable es mantener un estilo de vida activo.

Pero, ¿y las deportistas de élite? El vínculo entre actividad física y embarazo también se extiende al deporte de alto rendimiento. Según Ángel Gutiérrez Sainz, investigador en el departamento de Fisiología de la Universidad de Granada, la compatibilidad entre ambos es total.

Para confirmar esta hipótesis, Gutiérrez estudió el desempeño deportivo de la atleta andaluza Luisa Baena. La embarazada se sometió a duras pruebas físicas, corriendo media maratón incluso en el último trimestre de embarazo. El resultado del estudio fue esclarecedor: tanto la madre como el feto se vieron beneficiados de la actividad física de alto rendimiento.

En la misma línea de investigación, el Comité Olímpico Internacional reunió a un grupo de expertos en Lausanne (Suiza), con el objetivo de elaborar un análisis detallado de la relación entre deporte de élite y embarazo. El informe, publicado en la Revista Británica del Deporte y la Medicina, concluyó que la actividad física de alto rendimiento no es perjudicial para las embarazadas.

Mujeres en cinta -de correr-
 

Como hemos visto, lejos de ser un factor de riesgo, practicar deporte de forma controlada durante el embarazo tiene numerosos beneficios:

· Controla la ansiedad y los niveles de estrés.

·  Reduce la fatiga.

·  Regula el sistema digestivo.

·  Mejora la circulación.

·  Favorece el sueño.

·  Reduce dolores y calambres.

·  Mantiene el peso corporal adecuado tanto en la madre como en el feto.

·  Aumenta la autoestima y el bienestar general.

En cuanto al pre y post parto, se ha demostrado que las mujeres en buena forma física tienden a tener partos poco problemáticos y se recuperan con mayor facilidad.

Y es que el comportamiento de la madre durante la gestación deja una huella de por vida en la expresión genética del bebé. En este sentido, practicar deporte durante el embarazo mejora la capacidad intelectual y cardiaca del feto, mejorando la salud general del niño.

El deporte es el compañero ideal durante y después del embarazo.
La meta más difícil
 

Tras dar a luz, muchas madres encuentran complicado volver a sus hábitos deportivos por falta de tiempo y energía. Este obstáculo es aún más complejo cuando se trata de deportistas profesionales.

Son muchas las supermamás que han plantado cara a la maternidad, sin quedarse fuera del campo. Kim Clijsters, tenista profesional, anunció su retiro en 2007 para formar una familia, y en 2009 ganó tres Grand Slams. Joy Fawcett, ex jugadora de la selección estadounidense de fútbol, tuvo tres hijos durante su carrera y hasta llegó a jugar un Mundial semanas después de dar a luz. Jessica Ennis-Hill, heptatleta, ganó el oro en el Mundial un año después de tener a su bebé. Kerri Walsh Jennings ganó el oro en voleibol playa durante los JJOO de Londres 2012 embarazada de cinco semanas.

La atleta española de medio fondo Diana Martín también volvió a correr tras su embarazo con excelentes resultados. En palabras de la madrileña: “La maternidad me ha venido genial, mi cuerpo se ha regenerado.”

Queda claro que ante la adversidad muchas mujeres dan el do de pecho para seguir en la cima de su carrera. Pero la realidad es que las mujeres deportistas pagan muy caro ser madres. Para ellas, las náuseas o la fatiga típicas del embarazo son el menor de sus problemas. Desgraciadamente, demasiados patrocinadores siguen dando de lado a las mujeres que deciden tener hijos.

En la actualidad, son minoría las deportistas profesionales que pueden permitirse ser madres. A la falta de convenios colectivos, se suman las cláusulas antiembarazo que muchas firman por miedo a perder el trabajo o no poder conciliar su vida privada y profesional.

Con el fin de solventar esta situación, La Asociación de Mujeres en el Deporte Profesional y los muchos afectados por esta situación, piden una renovación cuanto antes de la Ley del Deporte aprobada en el año 1990, que salvaguarde los derechos de las mujeres deportistas.

¡No pares de moverte!
 

Seas o no deportista profesional, hacer deporte después de dar a luz es una de las mejores maneras de conectar otra vez con tu cuerpo, volviendo poco a poco a la normalidad.

Para las que ven imposible volver al ruedo, hay varios consejos que son infalibles a la hora de ponerse las pilas. El primero de ellos y más importante es que no tengas prisa en recuperar la línea. No añadas cargas innecesarias a tu vida, tienes todo el tiempo del mundo para recuperarte, escucha a tu cuerpo y dale el tiempo necesario para recuperarse después de la gran proeza del embarazo.

Una vez pasado el primer mes, es recomendable incorporarse a la actividad física haciendo ejercicios de hipopresivos y caminado. Los paseos de intensidad moderada son beneficiosos para la salud nerviosa y cardiaca. Además, no tienes por qué separarte de tu pequeño, llévatelo contigo en carrito y disfrutad juntos del aire libre.

Pasados unos meses, el reto es encontrar tiempo para una misma. Adapta el entrenamiento, el descanso y la alimentación a cómo te sientas cada día, y no intentes hacer más de lo que puedes.

Hacer deporte en familia es una de las mejores fórmulas que hay para conciliar la actividad física y la maternidad. El senderismo, el yoga, el ciclismo o la natación son las disciplinas más recomendadas para hacer con tus hijos.

De esta manera, hacer ejercicio en familia estrecha los vínculos afectivos, mejora la salud mental y física, promueve valores positivos, y sirve de ejemplo para que los más pequeños incorporen de forma natural el deporte en su vida. Y tú, ¿te animas?

Practicar deporte con tus hijos tiene beneficios físicos y psicológicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *