El circo se integra como parte del legado cultural de civilizaciones con más de 3000 años de antigüedad. Los romanos acuñaron el término “Circo” para agrupar en una sola función una serie de espectáculos como el contorsionismo, la acrobacia o el equilibrismo.

Gracias a la brillante aportación de los mejores artistas del Renacimiento, el espectáculo circense fue elevado a la categoría de arte. Lo que conocemos como circo moderno fue inaugurado en Londres en 1768. Se trataba de un espectáculo con gran calado en la cultura de la época, que constaba de varios números en los que participaban payasos, animales domesticados, músicos y acróbatas.

En este largo camino, lo común era que las mujeres, aunque superaran en talento a sus compañeros, fueran relegadas a la categoría de secundarias o partenaire del artista principal. Además, solían surgir matrimonios dentro de las compañías, lo que dio lugar a grandes linajes ligados a esta disciplina. Muchas veces, las mujeres se veían obligadas a conciliar el mundo familiar y el del espectáculo, lo que casi siempre significaba dejar a un lado el circo para cuidar de su descendencia.

 En 2015, el prestigioso Cirque Du Soleil rindió homenaje con el espectáculo “Amaluna” a todas las mujeres, famosas o no, que han dejado huella en el show más antiguo del mundo: el circo.

Desde Sportfem queremos destacar a seis figuras artísticas de gran talento, que merecen ser recordadas por sus méritos en el circo. Mujeres valientes que, gracias un don especial, pudieron recorrer el mundo, convirtiéndose en verdaderos iconos del espectáculo.

Zazel antes de ser disparada por el cañón en 1877.
Zazel (Rosa Ritcher)
 

Nacida en Londres en 1863 y conocida como la bala humana, Rosa Ritcher se dedicó a uno de los espectáculos más peligrosos que existen. Este sobrecogedor número, en el que una persona es lanzada desde un cañón, tiene más de 150 años y actualmente se encuentra casi extinto debido al alto riesgo que supone.

Zazel comenzó a actuar desde muy temprana edad. Con seis años ya practicaba ballet, trapecio y acrobacias imposibles. Su prematuro talento despertó la curiosidad de varios propietarios de circo que querían incluirla en su compañía. Zazel recibió su primer contrato de trabajo con solo once años.

Aunque el espectáculo fue denominado “el hombre bala”, Rosa fue la primera persona que desafió la muerte en esta disciplina. Con tan solo catorce años, inauguró lo que se convertiría en un clásico en las siguientes décadas, al ser lanzada con un enorme cañón en el Royal Aquarium de Londres, en 1877.

Annie disparando en uno de sus aclamados shows en Bufalo Bill.

 Annie Oakley

 

Annie Oakley (EEUU, 1860), más conocida como la dama pistolera, se dedicó a la caza desde pequeña para sustentar a su madre viuda y a sus seis hermanos. Después de ganar todos los campeonatos de tiro a los que se presentaba, trabajó durante diecisiete años en el Circo de Buffalo Bill, donde los actores recreaban escenas del viejo oeste.

Gracias a su inigualable puntería, Annie se hizo hueco en los espectáculos más selectos de finales del siglo XIX, actuando delante de celebridades como la Reina Victoria o el inventor Thomas Edison.

 

Apagar velas con un disparo, disparar mientras conducía una bicicleta o no fallar durante horas, eran algunas de las señas de identidad de Annie en el escenario, con las que cautivaba a su maravillado público. Una fuera de serie que burló una de las leyes no escritas del lejano Oeste: «Las armas de fuego son solo para los hombres.»

María cruzando la garganta del Niagara en 1876.
María Spelterini
 

Caminar por la cuerda floja, con la única ayuda de una pértiga, requiere de una templanza y equilibrio únicos. María Spelterini (Italia, 1853) es conocida por ser la única funanbulista en cruzar la garganta del Niagara, paseando por una cuerda tendida en el vacío.

En los años siguientes, María hizo este espectáculo repetidamente. Añadiendo cada vez más dificultad, cruzaba con cestas de fruta en los pies, los ojos tapados, las muñecas esposadas… Un número con el que superó todos sus límites, y se hizo mundialmente famosa.

Para llegar al dominio absoluto de la técnica, Spelterini realizó cientos de shows previos. En Moscú cruzó el río Moskva, en San Petersburgo el río Neva y en Jersey la isla de Saint Aubin. Una enamorada de los retos que sobrecogió a medio mundo con su inigualable destreza.

 

Sandiwina mostrando sus característicos músculos vestida de gala.
Katie Sandiwina
 

Katie Sandiwina (Austria, 1884), la eterna mujer forzuda, nació en una familia de bávaros circenses famosos por su fuerza. Fue la más fuerte de catorce hermanos que también destacaron por su gran corpulencia. Con casi dos metros de altura y más de 90 kilos de peso, nunca nadie logró vencerla en un ring. Durante años demostró su gran fuerza, levantando con éxito todo tipo de objetos inimaginables.

Famosa por hacer malabarismos con esferas de hierro de 15 kilos, elevar a su esposo con una mano, levantar caballos o aguantar sobre sus hombros a más de catorce personas, la fortaleza de Sandiwina tuvo mucho que ver con la genética, pero no fue lo único que la llevó al estrellato. Katie era una mujer disciplinada que entrenaba diariamente para mantener su estado físico. La apodada “mujer de acero” recorrió EEUU con los circos más famosos del momento, convirtiéndose en la mujer más fuerte del mundo al levantar 800 kilos.

Se la acabó conociendo como Sandwina la Sufragista, al ser una abanderada de la lucha por el derecho de las mujeres al voto. Además, rompiendo con la idea que vincula masculinidad y fuerza, Katie se declaraba tremendamente femenina. En varias entrevistas, agitó la cerrada moral de la época, mostrándose como una mujer fuerte, sexy y decidida.

 

Antoinette posando durante una de sus actuaciones en el Circo Ringling
Antoinette Concello
 

 Antoinette nació en Canadá en 1909, y con la separación de sus padres cuando era niña, pasó a vivir en un convento. Con dieseis años recibió una carta que cambiaría su vida. Su hermana, que se había casado con un trapecista, le envío una entrada para ir a ver un espectáculo del circo donde trabajaba su marido.

La actuación le atrajo tanto, que nunca más volvió a pisar el convento. Fascinada por que algo así existiera, Antoinette se enroló en la compañía, formándose como trapecista. Años más tarde, fue apodada como “La mejor mujer voladora de todos los tiempos”, debido a la sobrenatural habilidad que tenía sobre el trapecio, siendo la primera en lograr hacer un triple salto mortal aéreo.

Gracias a su intachable trayectoria en los escenarios, Concello se convirtió en la directora del prestigioso espectáculo del Circo Ringling, siendo mentora de otras grandes figuras del circo como Betty Hutton o Dorothy Lamour.

 

Pinito haciendo acrobacias en un columpio.
Pinito de Oro
 

María Cristina del Pino Segura (Gran Canaria, 1931) nació en una gran familia de artistas circenses, “Los hermanos Segura”. La que más tarde se convertiría en Pinito de Oro, no contaba con ninguna habilidad innata, pero logró subirse a un escenario con solo once años, después de haber practicado sin parar desde los seis.

 En 1950, siendo aún menor de edad, debutó en nueva York de la mano de la compañía Europa del Ringling Brothers and Barnum & Bailey Circus. Durante nueve intensos años logró conquistar al público de medio mundo, recibiendo por ello premios internacionales como la Medalla de Oro del Circo Scott de Suecia, el de Reina del Festival Mundial, y el Premio Nacional del Circo de España en 1990.

Una década después, debido a varios accidentes casi mortales, Pinito decidió bajarse de los escenarios. Al regresar a España, fue acogida por el calor de un público que se sentía orgulloso de contar con una superestrella dentro de sus fronteras. En 1968 reapareció en el Circo Price de Madrid, pero después de otra aparatosa caída se retiró definitivamente en 1970.

 Fuera del circo, Pinito también cosechó fama como artista, en este caso debido a su faceta literaria. Con su libro “Nacida para el circo” llegó a quedar finalista en los premios de literatura Blasco Ibañez  y Ciudad de OviedoUna artista hecha a sí misma que llegó a lo más alto en todo lo que se propuso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *