Una pasión heredada

Sara García (Zamora, 1988) es piloto profesional de motociclismo en la categoría rally. Creció rodeada de motos, pues sus padres eran dueños del concesionario Yamaha en Zamora, por lo que su infancia estuvo muy ligada a las motocicletas.

García estudió Ingeniería Mecánica, dejando claro que su devoción por el mundo del motor es inagotable. En su día a día, compagina la ingeniería con el mundo de la competición, trabajando de nueve a siete en el Motor Sport Institute (MSI) y, a la vez, logrando sacar tiempo para entrenar.

Su clave para dar el 100% en ambas facetas es ser organizada, fijandose pequeños objetivos que sean alcanzables. “El secreto está en organizarse. El día tiene 24 horas, las cuales dan para mucho; lo único que necesitas es organizar tu tiempo y concentrarte en cada una de las áreas que has de desempeñar en cada momento. La motivación la consigo marcándome pequeños objetivos diarios y semanales”.

El padre de Sara, mecánico de profesión y apasionado del motor, tiene mucho que ver con la trayectoria de su hija. La historia de García con las motos empezó con tres años, cuando tuvo su primera experiencia, algo accidentada, a lomos de una motocicleta. No fue hasta los catorce años cuando la zamorana retomó, como hobby, lo que se convertiría en una pasión de por vida. Con la mayoría de edad, pasó a competir en el mundo del motocross, dando comienzo a una carrera estelar.

Sara siente especial cariño por la Yamaha DT80 con la que empezó a rodar.
Caerse mil veces y levantarse de nuevo

Después de años corriendo en motocross, una disciplina muy lesiva, Sara decidió dar el salto al rally. En 2016 ganó el Campeonato de España de Rally TT, en 2017 se proclamó campeona del mundo de Bajas (Aragón, España) en categoría femenina, en 2018 quedó segunda en el Campeonato del Mundo de Bajas , primera en el Campeonato de España de Rally TT, y abandonó en el Rally Merzouga (Marruecos) por una lesión.

Tras el accidente en Merzouga, García ha tenido que esforzarse el doble para vencer la inseguridad y el miedo. “Para mí está siendo realmente duro volver a tener feeling con la moto y poder disfrutar de mi deporte después del accidente del año pasado en el Merzouga Rally, pero creo que he conseguido volver a divertirme encima de la moto, asique considero que he conseguido uno de los mayores logros de mi carrera deportiva, vencer el miedo.“

Uno de los principales referentes femeninos de Sara es Laia Sanz. Piloto de trial, enduro y rally raid española, Laia ha sido trece veces campeona del mundo de trial y cinco veces campeona del mundo de enduro. “Ella ha roto todas las barreras y nos ha dejado el camino libre.”

Desde que era pequeña, se contagió del entusiasmo de su padre por el Dakar, una de las carreras más duras del mundo. Haciendo realidad este sueño, participó en el Dakar 2019, como la primera mujer, junto con la rusa Anastasiya Nifontova, que corría en “Originals”, categoría en la que los pilotos van sin asistencia, y que lleva al límite la resistencia física y psíquica.

García no pudo finalizar el Dakar, debido a un fallo mecánico que le obligó a detenerse. Pero esta frustración interna sirvió como combustible para la piloto, que seguidamente ha sido bronce en el Mundial de Bajas, y plata en el Campeonato de España de Rallys.

Ahora se prepara para el Dakar 2020 con la ilusión del primer día. «Abordo el Dakar 2020 con muchas ganas y sobre todo, con otra visión completamente diferente gracias a la experiencia adquirida el año pasado. Ahora ya conocemos de primera mano el formato de carrera, cómo gestionarla, etc. Así que creo que la disfrutaré un poco más.»

"Lo imposible solo cuesta un poco más" Sara García
Sara en primera persona

En lo personal, Sara valora la sinceridad con uno mismo y con los demás, un principio indispensable para construir una vida de la que sentirse orgulloso. Confiesa disfrutar de sus momentos de ocio, compartiendo un vino con amigos, o pasando tiempo con su familia, a la que se siente muy unida“Ellos son los que me han enseñado todo lo que sé y los que me han brindado muchas de las oportunidades que tengo ahora. Solo espero que estén orgullosos de todo lo que han sembrado.”

Para cuidarse por dentro y por fuera, Sara confía en los consejos y pautas de Paz Pérez Martillos, nutricionista con la que trabaja codo con codo para seguir dietas ajustadas a las necesidades energéticas de cada momento. En cuanto a la suplementación, Sara da un “empujoncito” a su rendimiento de la mano de Crown Sport Nutrition. “Confío desde hace años en Crown Sport Nutrition, una de las pocas marcas que tiene el sello antidoping y de la cual he podido comprobar su alta calidad.”

Cabe añadir, en materia de alimentación, el gran trabajo de su entrenador Iván Gonzalo de Elements System, junto con quien ha conseguido superar varias lesiones y preparar su primer Dakar.

 Sara se declara una incondicional del yoga, practicarlo le sirve para equilibrar el cuerpo y la mente, requisito esencial para salir triunfante en los rallys. «Descubrí el yoga gracias a Rosa Beltrán. Ella ha logrado que consiga mejorar mi concentración, bajar de revoluciones mi día a día y disfrutar del momento.»

Mirando atrás con la vista en el futuro

Después de dedicar más de media vida a la competición, la zamorana reconoce haber crecido personalmente gracias a este deporte. Según nos cuenta: «El deporte en general, y de forma más acusada si compites, te hace desarrollar unos valores y una manera especial de ver y asimilar las situaciones. Errores, caídas, lesiones, sacrificio del entreno… Hacen que adquieras ciertas capacidades que de otra manera serían muy difíciles de desarrollar.»

Sara, quien conoce de primera mano lo que es competir en un “mundo de hombres”, destaca la deportividad y respeto que le han guardado la mayoría de sus compañeros, ya que, según cuenta, con el traje de piloto puesto todos se convierten en iguales.

Respecto a la situación del deporte femenino en España, admite que desde que empezó a competir, hace trece años, ha sido testigo de una evolución positiva en materia de igualdad, a la que todavía le queda mucho camino por recorrer“Lo que me importa es que mis acciones hayan servido para hacer un poquito mejor el mundo, en este caso, el del deporte y de forma más específica, el deporte femenino.»

Gracias Sara por compartir tus vivencias con la honestidad y valentía que te caracterizan. Desde Sportfem te apoyamos para que saques lo mejor de ti misma el próximo 5 de enero en el Dakar que tiene lugar en Yidda, Arabia Saudita.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *