De Apolo a Artemisa

En sus comienzos, la NASA solo contrataba astronautas hombres. Desde 1969, año en que Neil Amstrong pisó la Luna en la misión Apolo 11, han sido once los afortunados que han vuelto a caminar sobre ella.

Para 2024 ha sido previsto el regreso al astro lunar, a cargo del programa “Artemisa” de EEUU. La misión ha sido personificada con el nombre de la diosa griega, en reconocimiento a los logros de decenas de mujeres que han hecho posible la actual tecnología espacial. Además, por primera vez en la historia, la NASA anunció que de entre los cuatro miembros de la tripulación, dos de los cuales descenderán a la Luna, habrá, al menos, una mujer.

Esta misión tiene como objetivo explorar una superficie nunca antes conocida por la humanidad, el polo Sur de la Luna. Asimismo, el regreso al satélite natural de la Tierra pretende ser una base de entrenamiento para el viaje a Marte programado para 2033. Fue el actual administrador de la NASA, Jim Bridenstine, quien, a través de su twitter, anunció la presencia femenina en la misión espacial.

"Nuestra misión #Moon2024 se ha llamado Artemisa, quien fue hermana de Apolo y diosa de la Luna. Estamos emocionados de mandar a la primera mujer y el siguiente hombre a la superficie lunar en 2024."
Selección difícil

No va a resultar fácil decidir quién será la astronauta que pisará la Luna en 2024. Son doce las aspirantes a formar parte del programa Artemisa. Estas astronautas con perfiles muy diversos: ex pilotos militares, médicas, ingenieras, científicas… El rango de edad también es amplio y abarca a mujeres de entre 30 y 70 años. Según varios ex astronautas de la NASA, la capacidad de liderazgo y la antigüedad en la institución son dos factores clave a la hora de seleccionar a la candidata ideal.

Para que la misión sea un éxito rotundo, desde Huston deben seleccionar un equipo compuesto por perfiles que se complementen a nivel personal y profesional. Pero, ¿cuál es la proporción adecuada entre experiencia, forma física, conocimientos y carisma?

Las primeras cábalas apuntan hacia un grupo de cuatro mujeres que representarían un buen equilibrio entre la juventud y la experiencia: Anne, Christina, Jessica y Nicole.  Todas ellas forman parte de la promoción de 2013, tienen alrededor de 40 años, y todas cuentan con experiencia previa en viajes espaciales.

Las astronautas de la promoción del 2013: Anne, Christina, Jessica y Nicole
Mujeres que han llegado a la Luna sin pisarla

Alguien que tendría mucho que aportar en este debate es Sheila Thibeault, la ingeniera que llamó por primera vez a la puerta de la NASA buscando un trabajo de verano. Formó parte del programa Apolo 11, diseñando la máquina que lograría acoplarse a la órbita lunar, haciendo de la misión un éxito. Después de 50 años, esta apasionada del espacio, no planea retirarse, y se dedica a diseñar trajes que protejan a los astronautas de la radiación espacial.

La biografía de esta veterana no es muy conocida, pero ella ha sido una de las muchas mujeres que han logrado llegar a la Luna sin ni siquiera pisarla. La desigualdad también ha estado latente fuera del planeta Tierra y, aunque han aportado verdaderos tesoros a la exploración espacial, no ha sido hasta hace relativamente poco cuando se les ha rendido el homenaje que merecieron en su momento.

En este sentido, gracias a la misión espacial Artemisa, los humanos pisaremos la Luna por sexta vez. Esta misión servirá para visibilizar a las mujeres en el espacio, un acontecimiento único para la humanidad.

Sheila Thibeault, veterana de la NASA que formó parte del programa espacial Apolo 11.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *