La cultura birmana es pionera en los tratamientos de belleza naturales. Los habitantes de Myanmar, la antigua Birmania, llevan más de 2000 años usando lo que se conoce como thanaka, un cosmético multiusos que, junto su eterna sonrisa, supone una seña de identidad para esta nación.

El thanaka es un ungüento amarillo que se obtiene moliendo el tronco del naranjo de jazmín, Limonia acidissima, con una piedra llamada Kyauk Pyin, a la que se añade agua. La pasta obtenida tiene una fragancia que recuerda al sándalo y se aplica en el rostro haciendo diseños atractivos, en los que predominan las formas circulares.

Propiedades del thanaka

 

–  Protector solar

– Limpiador

– Antiséptico

– Hidratante

– Refrescante

–  Aclara manchas de la piel

– Reduce marcas y cicatrices 

– Antienvejecimiento

– Antioxidante

El thanaka es usado principalmente por niños y mujeres.
Un tesoro cultural
 

Los impresionantes beneficios cosméticos y medicinales del thanaka han sido descubiertos por el resto del mundo hace menos de una década. Este producto estrella venerado mundialmente, cada vez es más exportado a otros países. Aunque internamente, con la apertura progresiva de Myanmar, muchas mujeres prefieren adoptar una imagen más profesional en la oficina, desprendiéndose de lo que se entiende como una tradición obsoleta y pueblerina.  

 

Para entender la historia del thanaka, antes es necesario conocer el país de Myanmar. Este Estado soberano del Sudeste Asiático, limita con India y Bangladés al oeste, Tailandia y Laos al este, China al norte y noreste, y con la bahía de Bengala y el mar de Andamán al sur. El territorio tiene una extensión de 676 578 km², en el que habitan 54 millones de habitantes.

La historia de Myanmar es una de las más complejas del continente asiático. Fue colonia británica en 1886, invadida por los japoneses durante la II Guerra Mundial, y asolada por una de las dictaduras más largas y herméticas que se conocen: la Junta Militar del SPDC (Consejo de Estado para la Paz y el Desarrollo), que estuvo vigente desde el año 1962 hasta 2011. Actualmente, es un estado democrático cuyo principal partido es la Liga Nacional para Democracia (LND), liderada por Aung San Suu Kyi, Premio Nobel de la Paz en 1991.

Pese a la inestabilidad política, los birmanos han sabido mantener una sociedad y cultura únicas, en la que las creencias budistas se reflejan en el sentido de hospitalidad e igualitarismo de los ciudadanos. Actualmente, el país se encuentra en un periodo de modernización, sobre todo para las nuevas generaciones, lo que muchas veces supone renunciar a las raíces de su tradición para adaptarse a la cultura occidental. El uso del thanaka es parte de la resistencia a esta homogeneidad cultural importada, pues es uno de los tesoros nacionales que integran la identidad nacional birmana.

Myanmar es llamado “El país dorado” en referencia a las pagodas doradas, elemento muy presente en su arquitectura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *