“Gaby si quieres algo ve a por ello, trabaja duro hasta conseguirlo, no hay nada que se te ocurra que sea imposible o que no puedas conseguir si de verdad lo quieres,” 

 

Este es un consejo de los padres de Gabriela que le ha acompañado durante toda su vida. Nacida en Uruguay, en 1990, Gabriela es ingeniera y triatleta. Una mujer que enfrenta sin miedo cualquier reto que la vida le tenga preparado, triunfando en todo lo que se propone.

 

Cuando tenía 13 años la atropelló un coche, fracturándole el fémur y la rodilla. El médico le dijo que lo más seguro es que no volviera a recuperar la movilidad completa. Pero prodigiosamente, Gabriela superó con creces este duro obstáculo. Años más tarde, ganó la Medalla de plata en el Campeonato Europeo de Duatlón.

 

En el día a día de Gabriela no puede faltar el deporte, un componente esencial en su vida que le ha acompañado desde muy pequeña. En sus palabras: “El deporte para mí es vida y salud, forma parte de lo que soy y creo que todo el mundo debería compartir ese concepto sin excepción desde niño.”

 

La afición por los triatlones de esta uruguaya le llegó de forma inesperada. En el gimnasio al que iba conoció a Lara, una fan del running, y a Fer, el que sería su entrenador más adelante. Juntos, comenzaron a motivarse más y más en los entrenamientos, hasta que se lanzaron a preparar su primer triatlón. Además, en ese momento Gabriela llevaba una relación a distancia con su novio, y para aprovechar el tiempo que pasaba con él y sus amigos, aficionados también de los triatlones, decidió unirse al mundillo. Un año después se presentó a su primer triatlón, enamorándose de esta disciplina y uniéndose al que es su actual club.

 

Esta auténtica fuera de serie acaba de competir en el Triatlón Olímpico sin drafting, que tuvo lugar el 4 de agosto en Aranda (Castilla y León). Una competición dura que requiere de largos entrenamientos, pero que, como cualquier sacrificio, merece la pena. El día de la competición fue como un sueño, en sí es un premio, después de tanto prepararlo lo viví y lo disfruté con cada milímetro de mi ser. Es algo que tienes que vivir para entenderlo, pero cuando lo haces, el simple hecho de recordarlo te pone los pelos de punta, me encanta.”

 

Este gusto por el deporte le viene de familia, su madre competía jugando al tenis, su padre y abuelo se dedicaron profesionalmente al futbol, y su abuela jugó en la selección uruguaya de voleibol siendo campeona dos veces.

 

En lo referente al deporte femenino, Pintos se muestra optimista aunque cree que aún queda mucho por recorrer. “Creo que el deporte femenino está empezando a tener más visibilidad, pero sigue siendo muy poca, porque aún me sigo sorprendiendo cuando veo algún equipo femenino de cualquier deporte destacando, y esa sorpresa no debería existir.”

 

Aparte del deporte, Pintos confiesa ser una apasionada de la tecnología. Actualmente trabaja como consultora en el área Technology Advisory para el sector de Financial Services en Accenture, diseñando metodologías ágiles de trabajo que mejoren la situación de diferentes clientes, y reconoce sentirse completamente realizada en su profesión. “Me encanta mi trabajo, sobre todo cuando veo el resultado y que todo funciona mejor. Esto hace que me sienta realizada y es muy satisfactorio.“

Gabriela presentando un plan estratégico durante una reunión laboral.

“La inteligencia y la persistencia van ligadas porque es inteligente luchar por lo que quieres y levantarte siempre para continuar.”

 

Para el común de los mortales puede resultar abrumador compaginar una profesión 

como la de Gabriela con los entrenamientos vinculados al mundo del triatlón, dos actividades que requieren de una suma disciplina y exigencia. Gabriela recalca que su productividad tiene que ver con hacer lo que le apasiona.  “Siempre hago lo que me gusta, lo que me apasiona, y así es fácil ser productivo, además soy muy cabezona y perfeccionista, lo que me obliga a serlo.”

 

En lo personal, Gaby se describe como una persona optimista que trata de sacar siempre el lado bueno de las cosas, contagiando de felicidad a su entorno. Esta enamorada de los asados, plato típico en Uruguay, disfruta pintando y compartiendo tiempo de calidad con sus seres queridos.

 

“En cinco años me veo como una mami triatleta y ejecutiva.” En los planes de futuro de Gabriela no hay cabida para dejar de hacer lo que más le gusta. Un ejemplo de superación, esfuerzo y determinación, que quiere ser recordada como una persona que siempre luchó por hacer realidad sus sueños.

 

Desde Sportfem queremos agradecer la colaboración de Crown Sport Nutrition. Visita la ficha de Gabriela en www.crownsportnutrition.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *