Hasta hace relativamente poco, el mundo de las ideas estaba dominado por hombres: pintores, escultores, arquitectos, escritores, y en este caso, directores de cine. Como es bien sabido, fueron muchas las mujeres que tras un alias masculino aportaron verdaderos tesoros al mundo de las artes.

De esta forma, los hermanos Lumière y Georges Méliès, son perennes en el imaginario colectivo como los padres del cine. Esta realidad es muy distinta para Alice Guy (1873-1969), quién sin ser casi conocida, aportó un gran valor a la historia del cine. Alice fue la primera directora de la industria, sentó las bases de la ficción dirigiendo más de mil películas, siendo pionera en efectos especiales y fundadora de lo que más tarde se ha considerado la profesión de productor.

Para ejemplificar esta realidad, a veces tan compleja para las mujeres, en Sportfmen hemos seleccionado cinco largometrajes dirigidos por mujeres que han marcado un antes y un después en el séptimo arte.

Alice Guy, la primera directora que sentó las bases de la ficción.
 
Patty Jenkins: Wonder Woman

Wonder Woman es la primera película de superhéroes dirigida por una mujer. Ha recaudado más de 800 millones de dólares mundialmente, convirtiéndose en la cuarta película más taquillera de 2017. El argumento parte de Diana, hija de dioses y princesa de las amazonas, la cual lleva viviendo toda su vida en una isla secreta. La aventura comienza cuando por casualidad un piloto se estrella contra la isla, tendiéndole la mano a la heroína hacia un nuevo mundo asolado por la Primera Guerra Mundial.

El personaje de Wonder Woman o Mujer Maravilla encarnado por la espectacular Gail Gadot, fue designado por las Naciones Unidas como Embajadora Honoraria para el Empoderamiento de las Mujeres y las Niñas, una iniciativa cuyo objetivo es promover la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer. Esta película reivindicativa reclama el poder de las mujeres, muchas veces relegado a un segundo plano en películas de superhéroes. Un relato impecable firmado por una mujer, que pone en valor a las heroínas dentro y fuera de la pantalla.

La directora estadounidense Patty Jenkins (1971, California), se ganó el reconocimiento como directora con la película Monster (2003), interpretada por una camaleónica Charlize Theron, que encarna de forma ejemplar a la protagonista. La historia tuvo una acogida inesperada entre el público, situándose como una de las películas de culto mejor ejecutada de los últimos años. Con Wonder Woman, Jenkins ha puesto el broche de oro a su exitosa carrera en la que predominan películas sobre mujeres fuertes que afrontan la vida con valentía.

Phyllida Lloyd: Mamma Mia!

La película Mamma Mia! fue estrenada en 2008. Se trata de la versión cinematográfica del aclamado musical creado por Catherine Johnson, que lleva el mismo nombre. Fue la directora Phyllida Lloyd quien trasladó a la gran pantalla la historia de Donna, actriz principal del musical, interpretada por Meryl Streep. Donna debe descubrir durante la boda de su hija Sophie (Amanda Seyfried), que tiene lugar en Grecia, quién es el padre legítimo de su hija. Entre los candidatos a la paternidad se encuentran tres hombres: los actores Pierce Brosnan, Colin Firth y Stellan Skarsgård.

 

Inspirada en canciones de ABBA, Mamma Mia! es un homenaje al vínculo entre madres e hijas, y a cómo el amor es capaz de superar cualquier impedimento. Gran comedia y musical, esta película es un torbellino de felicidad, magia y musicalidad, un espectáculo para los sentidos cuya alegría es contagiosa.

Phyllida Lloyd (1957, Bristol), es una directora de cine y teatro inglesa. Tras graduarse en la Universidad de Birmingham, trabajó cinco años en la BBC, para después dedicarse en exclusiva al teatro. Esta talentosa directora destaca por obras como Gloriana, The Iron Lady, Medea o Herself, entre otras. Entre los reconocimientos recibidos a su carrera, Lloyd fue nombrada Comandante de la Orden del Imperio Británico (CBE) en los Honores de Año Nuevo de 2010. 

Jennifer Lee: Frozen

Frozen, es una película infantil dirigida y producida por Jenifer Lee, que recaudó 1200 millones de dólares en taquilla en 2013. Su enorme popularidad fue traducida en miles de objetos de merchandising que conforman el mágico mundo de Frozen. Fue premiada como mejor película de animación por los Premios Oscar, Globos de Oro y BAFTA en 2014. En noviembre de 2019 se estrenará Frozen 2, la secuela que promete alcanzar el éxito de su predecesora.

 

La trama de índole feminista, en cierto sentido autobiográfica, gira en torno a las aventuras que viven dos hermanas, Anna y Elsa, para liberar a su reino de un hechizo de hielo. Este éxito rotundo entre los más pequeños debe su fama a la calidad de la banda sonora, el realismo mágico de la historia y la autenticidad de los vínculos entre los personajes.

 

Jennifer Lee (1971, Rhode Island), es una guionista, directora y productora enamorada de la animación infantil. Estudió en la Universidad de Columbia, y entre sus películas destacan Rompe Ralph, Un viaje en el tiempo y Zootopia.

 

Gracias a su inteligente visión sobre la mujer y la infancia, esta cineasta, ahora directora creativa de Disney, ha pasado a ser una de las mujeres más influyentes de América.

Penny Marshal: Big

Big es una película para toda la familia que , después de treinta años de su estreno, sigue siendo una emotiva historia sobre la transición de la infancia a la madurez. Estrenada en 1988, fue un éxito en gran medida gracias a la brillante interpretación de Tom Hanks, quien ofrece un relato agridulce y honesto que resulta tremendamente divertido.

 

Esta comedia con tintes dramáticos es realista y fantástica a partes iguales. Una historia con la que todos nos podemos llegar a sentir identificados, en la que el protagonista recorre un camino de sentimientos en búsqueda de su identidad como adulto.

 

Penny Marshal (1943, Nueva York), fue la primera mujer directora en recaudar 100 millones de dólares en la taquilla en 1988. Directora, productora y actriz, Jenny siempre fue una apasionada del séptimo arte. Tras varios papeles en cine y televisión, dirigió tres películas taquilleras: Jumpin’ Jack Flash, Big y Despertares. Una fuera de serie con un talento innato para contar historias que, después de casi tres décadas, siguen emocionando a las generaciones venideras.

Kimberly Peirce: Carrie

La famosa novela, Carrie, fue escrita por Stephen King y publicada en 1974. Debido a su gran repercusión, la historia fue llevada a la gran pantalla por Brian de Palma y, posteriormente, en 2013, reinventada de nuevo por la cineasta Kimberly Peirce. El hecho de que la trama haya sido reproducida en varias ocasiones desde diferentes puntos de vista, demuestra la eficacia de la historia, que con los años no deja de ganar atractivo.

 

Carrie, interpretada por Chloë Grace Moretz, protagoniza la historia de una adolescente peculiar que vive amedrentada en casa y en el colegio, hasta que descubre la capacidad de sus poderes de telequinesia. Debido a la rabia acumulada durante tanto tiempo, la joven experimental tal rencor hacia aquellos que la han herido, que decide vengarse de todos provocando el terror absoluto.

 

La estadounidense, Kimberly Peirce (1967, Pensilvania), dio vida por tercera vez a este clásico del terror. Directora prematura, estudió en la Universidad de Chicago y vivió en Japón durante años trabajando como fotógrafa. Más tarde, pasó a estudiar cine en la Universidad de Columbia y fue premiada por la calidad de sus cortometrajes. Kimberly se ganó su reputación como cineasta tras presentar el drama juvenil Boys don´t cry (Los chicos no lloran), gracias al cual recibió multitud de premios y alabanzas por parte de la industria cinematográfica.

Alice Waddington: Paradise Hills

Cerramos está selección de películas dirigidas por mujeres con un drama fantástico que se estrenará el 1 de noviembre de este año. Una fábula provocadora que roza la ciencia ficción y denuncia la presión a la que se someten las mujeres para alcanzar el ideal de perfección impuesto por la sociedad.

Entre el elenco de protagonistas destacan Emma Roberts, Milla Jovovovich y Eiza González, quienes encarnan un grupo de chicas que ingresan en un internado de lujo para aprender modales y convertirse en mujeres “perfectas”.

La cineasta Alice Waddington (1990, Bilbao), cuyo nombre real es Irene, saltó a la fama gracias a su corto “Disco Inferno” con el que conquisto más de 70 festivales internacionales llevándose el premio a la mejor dirección en el Fantastic Fest de Austin y el premio Noves Visión en Sitges. Con su nueva propuesta Paradise Hills ha sido nominada para competir en el prestigioso festival de Sundance. Una gran noticia para esta directora que pretende aportar una perspectiva inteligente, fresca y claramente feminista al séptimo arte.

 

No te pierdas el trailer de la película revelación de este año: Paradise Hills.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *