Desde hace más de treinta años las mujeres han ido incorporándose al fútbol, primero como aficionadas, después como directivas y por último como jugadoras. La creciente tendencia a la igualdad de género, sumada a las históricas cifras de audiencia en partidos femeninos, el último en el Wanda Metropolitano de Madrid con 60.739 espectadores, están logrando romper el techo de cristal contra el que se han topado durante años muchas futbolistas.

Las jugadoras han tenido que trabajar muy duro para lograr conquistar el terreno que se merecen, y aunque vivimos tiempos esperanzadores, en los que se está avanzando a pasos agigantados, las condiciones laborales y de remuneración entre hombres y mujeres aún están a gran distancia. Para ello, un objetivo clave es lograr la profesionalización de las futbolistas, que en muchos casos se ven obligadas a trabajar fuera del campo en diversas actividades para lograr mantenerse económicamente. 

Si hay algo que mueve pasiones es el fútbol, un motor social único, fenómeno de masas de nuestro tiempo, que ahora también alberga la semilla de la igualdad de género. Entre las caras más reconocidas del fútbol femenino español están las jugadoras que forman parte de la Selección, veintitrés luchadoras con orígenes e historias diferentes, que juntas forman parte de un equipo único en la historia de la mujer y del deporte. Son un modelo de pasión, méritos y compromiso en el deporte rey, el fútbol.

Sandra Paños, portera

“Soy una chica ambiciosa que siempre quiere crecer.”

Esta alicantina, que nació en 1992, procede de una familia de futboleros. Tanto el padre como el hermano de Sandra eran futbolistas, por lo que desde muy pequeña convivió con los estímulos de esta disciplina deportiva. Aunque durante su infancia se dedicó al tenis, baloncesto y kárate, finalmente decidió volcarse íntegramente en el fútbol, una pasión en la que muestra un gran talento.

La joven, que ya ha participado en dos Mundiales, confiesa tener como referentes en el campo de juego a los porteros Iker Casillas y Victor Valdés. Con 18 años debutó en el Levante, y en 2016 fue nombrada la séptima mejor portera del mundo por el IFFHS (International Federation of Football History and Statistics). Actualmente juega en el FCB (Fútbol Club Barcelona), y en paralelo está estudiando la carrera de INEF, Ciencias de la Actividad Física y el Deporte.

Lola Gallardo, portera

“La evolución es notable, el fútbol femenino crece, evoluciona, y nosotras con él.”

Lola nació en Sevilla en 1992. Empezó jugando como central, hasta que en una ocasión la portera del equipo en el que jugaba se lesionó, y fue entonces cuando Lola pidió ocupar su lugar en la portería. Su trayectoria deportiva empezó en el Sevilla F.C, pasando por el Sporting de Huelva y coronándose como portera en 2012, tras ser fichada por el Atlético de Madrid.

Esta guardameta de gran talento fue elegida Mejor Portera del Mundial Sub-17 (2010) de Trinidad y Tobago. Su lema personal “Dejas de crecer cuando olvidas de dónde vienes”, la acompaña cada día en forma de tatuaje. Actualmente suma 100.000 seguidores en redes, y mira al futuro con ambición, soñando con ocupar algún día el puesto de directora deportiva en el Atlético.

Sun Quiñones, portera

“En el puesto de guardameta hay que arriesgar, pero siendo consciente de que hay que pelear por llevarse el balón.”

Las más joven de las tres porteras del Mundial, nació en Hondarribia (Guipúzcoa) en 1996, y con 18 años se consagró como una de las porteras más prometedoras del País Vasco. Su trayectoria comenzó muy pequeña, jugando a parar el balón con su hermana gemela Nekane, ahora campeona de España de judo.

No hay nada que pare a esta guardameta. La guipuzcoana se caracteriza por ser valiente y derrochar seguridad en los partidos. La carrera de Sun está siguiendo una progresión meteórica, juega desde el 2014 en El Real Sociedad, habiendo participado a sus 23 años en una Eurocopa y un Mundial.

Marta Torrejón, defensa

“Me siento orgullosa de haber puesto mi granito de arena y de que el deporte que yo he practicado quede mejor cuando lo deje que cuando empecé.”

Marta nació en Mataró en 1990. Es la jugadora con más partidos internacionales a la espalda, y la más laureada de la historia. A lo largo de su carrera, jugando primero en el Espanyol y después en el Barcelona, ha ganado cuatro Ligas y cinco Copas de la Reina. En paralelo a su trayectoria deportiva, estudió Biología y actualmente se encuentra cursando su segunda carrera, Geografía e Historia.

La catalana, que lleva desde los siete años detrás de un balón, confiesa haber escuchado en demasiadas ocasiones que el fútbol no era para chicas. Habiendo vivido muy de cerca la desigualdad de género en esta disciplina, se declara defensora de los derechos de las mujeres en el fútbol.

Irene Paredes, defensa

La mayor visibilidad que se da al deporte, provoca que también vaya en camino de la deseada y ansiada profesionalización.”

La futbolista vasca nació en la localidad de Legazpia (Guipúzcoa). En 1991, empezó jugando en el equipo local, para más tarde ser fichada por la Real Sociedad en 2008, el Athletic Club en 2011, y finalmente el Paris Saint Germain en 2011. La estrella de la selección española estudió Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y actualmente está realizando un curso de “Inteligencia Emocional”.

Elegida en 2017 una de las mejores centrales del mundo, Irene aprovecha su visibilidad para defender la profesionalización de la mujer en el fútbol, y así lograr que cualquier jugadora que esté en la élite pueda dedicarse al fútbol en exclusiva.

Ivana Andrés, defensa

“He nacido así, con la pasión por el fútbol, lo llevo dentro.”

La valenciana, Ivana Andrés, de 24 años, supo desde pequeña que iba a ser futbolista. Jugó con niños hasta los once años, más tarde pasó a jugar en el Colegio Alemán, siendo fichada en 2018 por el Levante. Su estilo de juego es elegante, destacando por una seguridad defensiva arrolladora.

Ivana se considera “muy de los suyos”. Es una persona familiar, que confiesa no sentirse a gusto exponiendo su vida privada en las redes sociales. Esta futbolista admite sentirse orgullosa del cambio social que se está viviendo en el fútbol femenino, pues, según dice, “somos las máximas responsables, las protagonistas de todo esto. Yo creo que la gente tiene que seguir confiando y creyendo en nosotras para que esto pueda ir a más.”

Marta Corredera, defensa

“No pedimos locuras, pedimos lo justo: poder vivir de esto porque nosotras no vivimos del fútbol, sobrevivimos.”

La pasión de Marta por el fútbol le viene desde muy pequeña. Durante meses les dijo a sus padres que iría a hacer la Comunión vestida de futbolista. Aunque no se salió con la suya, sus padres pudieron darse cuenta muy pronto de hasta donde podía llegar su pequeña.

Marta, catalana de 27 años de edad, tiene a sus espaldas una carrera estelar coronada por dos Mundiales y una Eurocopa. Jugó para el Sabadell F.C. con una ficha falsa pues aún no llegaba a la edad mínima permitida. Más tarde, ya el Espanyol ganó dos Copas de la Reina, seguidamente jugó cuatro Ligas con el F.C. Barcelona y dos con el Atlético de Madrid. Actualmente, juega en el Levante destacando por su versatilidad y gran carisma.

La ambición de Marta de crecer como futbolista nunca toca techo. Confiesa estar trabajando en su capacidad de concentración en el campo con el psicólogo del equipo Javier López Vallejo.

Andrea Pereira, defensa

«Me gusta ser ejemplo de superación para todos los niños afectados por la diabetes. «

Andrea, (Barcelona, 1993), fue diagnosticada de diabetes con 13 años de edad. Desde entonces lleva luchando para tener una vida “normal”. A día de hoy la catalana ha logrado trascender a lo extraordinario, jugando en la Selección y convirtiéndose en una de las futbolistas más exitosas de nuestro país. Su camino no ha sido fácil, Andrea empezó jugando en el Espanyol, en 2016 la fichó el Atlético de Madrid y en la actualidad juega en el FC Barcelona.

La defensa central es una jugadora con buena técnica y salida de balón. No hay nada que pueda con esta valiente, que ahora está terminando el Grado de Administración y Dirección de Empresas y empezando el de Derecho. Andrea es una apasionada del deporte y quiere dedicar el resto de su carrera a representar futbolistas o crear su propia empresa deportiva.

Celia Jimenez, defensa

No estaba dispuesta a rendirme, quería ser jugadora de fútbol e ingeniera aeronáutica.”

Nacida en Jaén, con tan solo 15 años debutó de la mano del Real Jaén en Primera División. Cumplida la mayoría de edad, decidió cruzar el charco hasta Alabama (EEUU), donde compatibilizaría el fútbol profesional con sus estudios de Ingeniería Aeronáutica. En 2018 pasó a formar parte de los Seattle Reign, equipo americano que juega en la máxima categoría del ‘soccer’.

La jienense tiene claro que cuando termine su tiempo en el fútbol, empezará su carrera construyendo aviones. Una fuera de serie que confiesa haber llegado hasta donde está gracias al apoyo de su familia, el trabajo duro y la organización diaria de su vida.

Mapi Léon, defensa

«Estamos creciendo, tanto a nivel económico como de repercusión. Aunque siempre podría ser mejor y la diferencia con ellos es abismal.”

María León, más conocida como Mapi, nació en 1995 en Zaragoza, siendo la primera futbolista española por la que un equipo paga un traspaso, el F.C Barcelona pagó 50.000 euros al Atlético de Madrid para tener a esta gran defensa en su la plantilla.

Empezó jugando en el Prainsa (Zaragoza), seguidamente se unió al Espanyol, y más tarde al Atlético. En 2016 pasó a formar parte de la Selección, y actualmente es central en equipo azulgrana.

Mapi es ya toda una leyenda en el fútbol español femenino: activista contra la homofobia en el deporte, y pintora en sus ratos libres, se ha proclamado como un referente para las nuevas generaciones de futboleras.

Leila Ouahabi, defensa  

“El récord del Wanda hace que el público se dé cuenta de que existimos, de que podemos tener repercusión. Estamos abriendo los ojos a mucha gente.”

Leila es de ascendencia marroquí. En la nuca lleva escrito su nombre que en árabe significa “noche”. Nació en Mataró en 1993. Cuenta que se enamoró del fútbol gracias a su hermano mayor con quien jugaba desde pequeña. Con 12 años empezó su carrera futbolística como delantera del Vilassar de Mar (Barcelona). Un año más tarde el FC Barcelona la fichó, para después pasar tres años en el Valencia. Finalmente, volvió al Barcelona, habiendo crecido física y mentalmente, y en 2016 fue fichada por la Selección Española, tras rechazar la propuesta de la Selección Marroquí.

En paralelo a su carrera deportiva, Leila está estudiando el Grado de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte en la Universidad Autónoma de Barcelona.

Esta jugadora, crucial en el equipo azulgrana, se caracteriza por mantener una sonrisa perenne, y un estilo de juego potente con gran efectividad ofensiva.

Mañana, próxima entrega: Medios y delanteras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *